El acordeón

24/10/2020
Linda Hadj

Conoce el acordeón, y descubre cómo su melodía puede ayudarte a conectar con tu centro y tu feminidad

El acordeón es un instrumento arabizado, es decir que no forma parte de los instrumentos tradicionales.

Su introducción en la música egipcia es relativamente reciente (finales del siglo XIX principios del siglo XX). Para poder adaptarse mejor al estilo árabe, se modificó su afinación permitiendo lograr el cuarto de tono y tocar más escalas (maqqamat). Hoy en día el acordeón está tan integrado en varios estilos musicales del país, que podemos decir que forma parte de la familia y que sería impensable prescindir de él.

Esta adaptación del instrumento e integración profunda en la cultura popular es un ejemplo precioso de convivencia y fusión entre culturas para crear algo nuevo, original que poco a poco se ha convertido en tradición popular egipcia: El estilo de música y danza Baladí

La danza Baladí es muy femenina y sensual, más adelante te hablaré en detalle de este estilo típico de Egipto, pero hoy intentaré centrarme solamente en el instrumento y lo que puede aportar a tu danza.

 

Navega en un mar de emociones y conéctate con tu centro: 

La melodía del acordeón ofrece un gran abanico de emociones, puede ser melancólica, nostálgica, alegre o muy festiva, pero sea cómo sea, el acordeón no deja indiferente, su sonido es cautivador, casi hipnótico. 

Improvisar ondulaciones al sonido del acordeón, es una experiencia que recomiendo a toda persona que desea “Re-Conectar” con su centro y con su feminidad, a explorar emociones profundas y muy íntimas. 

Bailar un Taksim* de acordeón (Improvisación en una pieza Baladí) es también la ocasión de mejorar tu concentración y desarrollar tu intuición. Al ser una melodía, no tienes la posibilidad de seguir un ritmo base repetitivo, así que no te queda otra opción que estar atenta a lo que te cuenta el instrumento, bailar con un estado abierto a lo que pueda venir y fiarte de tu intuición.

 

 

¿Cómo bailar con el acordeón?

El acordeón te lleva naturalmente a movimientos pequeños de caderas y de vientre, movimientos circulares, redondos, muy femeninos y sensuales. 

Me gusta comparar el sonido del acordeón a una goma elástica que se estira poco a poco con fuerza y delicadeza a la vez, para luego relajarse suavemente o soltarse de golpe. 

Al bailar, imagina que tus movimientos son esta goma elástica, conéctate con la melodía y dibújala con tus caderas, tu vientre y tu pecho. 

Disfruta de cada movimiento sin prisa, alternando las velocidades y amplitudes, y sobre todo mientras bailas, olvídate del mundo exterior y establece una conexión mental con tu vientre y tus caderas.

Es posible que al principio no sepas qué hacer con tus manos, que tengas ganas de moverlas pero no sabes cómo hacerlo y que en el fondo te molestan. La clave en este caso es primero reconsiderar el rol de las manos, es decir: dejar de pensar que son un estorbo y verlas cómo un apoyo al movimiento de tu cuerpo. A partir de aquí, empieza a bailar, manteniendo las manos muy cerca de las caderas, del vientre y el pecho, deja que se muevan lo más naturalmente posible cómo una caricia, acuérdate que las manos transmiten mucha energía, reciben, dan, y son una conexión entre lo de dentro y lo de fuera.

 

Te propongo un pequeño juego:

1/Elige un movimiento, por ejemplo un infinito, un camello, la caminata baladí…Etc según tu nivel.

2/ Baila una canción entera con el mismo movimiento. El ejercicio consiste en mantener el ingrediente principal (el movimiento que has elegido) y jugar con los siguientes elementos: 

  • Alterna la velocidad (lento/ rápido)
  • Juega con diferentes amplitudes del movimiento.
  • Cambia las direcciones (de cara, de espalda, a la derecha y a la izquierda)
  • Alterna el apoyo (pies planos, relevé)
  • Haz tu movimiento caminando hacia delante, atrás, de lado y girando.
  • Diviértete cambiando la expresión de tu cara
  • Prueba diferentes adornos de las manos, mantenlas siempre cerca del cuerpo para que realcen tu movimiento. Imagina por ejemplo que tu infinito es un bonito cuadro y que tus manos son el marco que lo resalta.
  • Disfruta del resultado.

 

Te dejo aquí algunas propuestas de música para que escuches y practiques.

 

No te olvides de compartir este post con tus amigas/os, y si te apetece déjame un comentario. Estaré encantada de leerte.

Comentarios