Secretos de la Danza Oriental

02/09/2019

¿Cuales son los beneficios que no encontrarás en ninguna otra danza?

 

La danza del vientre es un arte milenario que ha sobrevivido a los siglos, crisis, guerras, prohibiciones religiosas, transformaciones culturales... pero aun así sigue presente y no es una casualidad que se vaya extendiendo cada vez más en el mundo entero 

¿Quieres conocer su secreto?

Hoy te voy a  contar porque millones de mujeres se apuntan cada año a clases, cuáles son sus múltiples beneficios que no puedes encontrar en otras disciplinas y porque la danza del vientre no pasará nunca de moda.

1/ ¡El tamaño no importa!

Esta es una de las características que más me gusta de la danza del vientre. Delgada, gorda, alta o baja… ¡Nada de eso importa! La danza del vientre es LA DANZA DE TODAS LAS MUJERES sin excepción porque a diferencia de otras disciplinas, no hay ningún criterio de selección físico y todas las personas  pueden practicarla y disfrutar plenamente de sus beneficios.

2/ Crea conexiones entre el cerebro y partes olvidadas de nuestro cuerpo

Lo interesante de la danza del vientre es que aporta un conocimiento minucioso de cada parte del cuerpo, y crea conexiones muy precisas con partes a veces totalmente desconocidas de nuestra anatomía.  Una de las particularidades de la danza del vientre es trabajar por segmentos separados como por ejemplo mover solo caderas aislando el resto del cuerpo. Este ejercicio de aislamiento y disociación ayuda a conectar con cada parte por separado notando de manera más consciente su funcionamiento, sus desequilibrios, debilidades, fortalezas…la bailarina de danza oriental es capaz de efectuar un roll (ondulación de barriga) gracias a un gran dominio de sus abdominales dejando el resto de su cuerpo en una postura relajada, y lo más importante es que se consigue sin sufrimiento, nada de series de abdominales aburridas o que dañan el resto del cuerpo.

3/ La danza del vientre aumenta la autoestima de las mujeres

Personalmente, no tengo formas muy pronunciadas, soy más bien delgada. A veces, algunas de mis alumnas se quejan de sus michelines, eso me divierte porque cuando trabajamos ejercicios de percusión, golpes de caderas y sobre todo shimmis…¿Adivina a quien les sale mejor? a las que tienes más formas, por supuesto. Sea cómo sea tu cuerpo siempre habrá movimientos para lucir tus formas y resaltar tu personalidad. Si tienes los brazos largos, tus ondas de brazos hipnotizarán al público, si eres delgada te moverás con más agilidad, si eres de caracter suave te sentarán de maravilla los bailes con velo, si eres más dura, tus solos de percusión serán impresionantes  ...y un gran etcétera. Con la práctica regular de danza oriental cada persona acaba encontrando sus movimientos “estrella”que embellecen su cuerpo y le dan brillo a su personalidad. Cada día en mis clases veo con gran ilusión cómo se opera poco a poco el cambio interno en mis alumnas, cómo aceptan sus cuerpos y como empiezan a percibir lo que antes eran para ellas defectos, una gran suerte. 

4/ Reduce el estreñimiento 

Un día una de mis alumnas me preguntó si era una casualidad que cada vez que venía a clases, este día no tenía problemas para ir de vientre. ¡La respuesta es no! No es una casualidad ya que los movimientos ondulatorios como por ejemplo los infinitos o camellos masajean de manera suave y eficaz los órganos vitales,  favoreciendo el buen funcionamiento del sistema digestivo y reduciendo problemas como el estreñimiento  ¡Así que, si sientes molestias ya sabes lo que tienes que hacer!

5/ Mejora el sexo:

Esta me encanta porque todo el mundo se hace su película, algunos se imaginan fantasías de las mil y una noche, odaliscas, harenes... Pues siento decepcionarte pero la razón es muy científica y tiene que ver con la salud del suelo pélvico. Una gran parte de los movimientos de la danza del vientre fortalecen y flexibilizan los músculos del suelo pélvico, reduciendo por una parte el dolor en las relaciones sexuales y por otra aumentando el placer.

6/ Favorece un embarazo saludable:

Bailar es especialmente beneficioso durante el embarazo, favorece un estado tranquilo y relajado tanto de la madre como la del bebé.  La futura madre puede bailar y efectuar todo tipo de movimientos, recomiendo especialmente movimientos ondulatorios, de pelvis y de caderas porque contribuyen a conectar con el útero. El trabajo muscular y el masaje perineal fortalecen los tejidos y músculos y ayudan a sujetar el bebé. Aconsejo también movimientos de brazos porque fortalecen la espalda y mejoran la postura de la espalda. No Obstante, es mejor evitar movimientos bruscos como golpes de caderas muy fuertes o los shimmis (vibraciones).  Sea como sea es importante escuchar tu cuerpo y respetar el principio de no dolor.

7/ Facilita el parto 

Tengo la suerte de ser madre de una hija preciosa, mi parto fue totalmente natural, sin epidural ni puntos y seguro que las comadronas todavía se acuerdan de lo rápido que fue todo ( menos de media hora) ¡Y eso que era primeriza!  La danza oriental me ayudó a Fortalecer todos los músculos que participan en el trabajo de parto, y a aportar elasticidad a los tejidos del suelo pélvico. Si estás pensando ser madre, te recomiendo practicar antes de quedarte embarazada para notar de manera significativa los efectos positivos de la danza del vientre

¿Y tu, cuales son los beneficios que has experimentado practicando la danza oriental? 

Cuentame tu experiencia, y si te ha gustado este artículo compártelo en las redes.